lundi 12 janvier 2009

Kurosawa


Cuando el tiempo apremia, no hay otra cosa a hacer que correr. Moraleja: no dejes para el final una expo a riesgo de perdértela. Suerte de tener el Petit Palais al cantío de un gallo y ni tan siquiera, la necesidad de cambiar de línea de metro. Allá fui, al encuentro de los dibujos de Akira Kurosawa del que he visto buena parte de su obra cinematógrafica, no porque Kurosawa sea uno de los más eminentes cineastas de la segunda mitad del siglo XX, sino porque bien valen la pena disfrutarlos englutidos en una butaca de sala oscura. La admiración del cineasta por la cultura occidental, lector de grandes como Tolstoï o Shakespeare, apasionado de Chagall y Van Gogh, influye en su obra como diseñador, dándoles una fuerza expresionista y una visión japonesista de su propia personalidad y cultura. Quise atrapar los dibujos en el lente, obra dificil en los pasillos del PP.

©Kurosawa Production Inc. - Hori Pro Inc

2 commentaires:

jecuevas a dit…

Recuerdo haber visto muchas películas japonesas en los cines de La Habana, unas con la factura del pasatiempo con personajes como Ichi, Taje Tsasen (no sé si lo escribo bien)... y luego otras de las que me quedaba pétreo en la butaca, con un contenido que me esforzaba en entender: Rashomon, Trono de Sangre... pero sálía satisfecho de haberlas visto, poder comentarlas al día siguiente en el colegio. Luego, con la edad, con los estudios, uno rememora que ha visualizado a uno de los grandes maestros del cine.

Me lo ha recordado tu blog y los dibujos del Maestro, sobre todo el del asaetado, en la escena en que el Gran Shogun "veía moverse el bosque".

Un saludo.

Casanova a dit…

Tiene razon jecuevas, la cinematografia japonesa no falto en los cines de la Isla. Pocas me escaparon y a fuerza de ser un apasionado del pais del sol naciente, unas las recuperé a mi haber y otras han ido llegando para mi deleite. Kurosawa es genial, hace poco he vuelto a ver Rashomon, interpretado por Toshiro Mifune. Y qué me dice de Kenji Mizoguchi con "La vida de O'Haru, mujer galante" y "Los cuentos de la luna vaga (después de la lluvia)" o "El camino de Narayama" de Shohei Imamura, que es también el director de "La anguila", volvera a quedar pétreo en la butaca! No se pierda ninguna, el cine nipon es sorprendente!