mardi 15 avril 2008

La Casa de Cuba en la Ciudad Universitaria de Paris

Entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial, la paz que se instaló estuvo marcada por grandes cambios en la correlación de fuerzas internacionales, el nacimiento de nuevas ideologías y el desarrollo de los progresos tecnológicos. En 1920, el ministro francés de la instrucción pública, André Honnorat, presenta el proyecto de construcción de una residencia para estudiantes de todo el mundo. Con el apoyo del mecenas e industrial alsaciano, Émile Deutsch de la Meurthe, la primera residencia estudiantil abre sus puertas al comienzo del año escolar en 1925.
Durante el congreso cubano de medicina, en 1921, el doctor Presno, presidente de la Academia de Ciencias de Cuba, a través de un voto, logró el apoyo unánime para la creación de una Casa de Cuba en la ciudad universitaria de Paris.
Se crea entonces la Fundación Abreu de Grancher, gracias a una donación de la cubana Rosa Abreu y de su marido, el profesor de origen francés, Joseph Grancher. El objetivo de la fundación era ofrecer una casa que pudiera acoger a estudiantes cubanos. La Casa de Cuba, abierta en 1932, fue concebida por el célebre arquitecto Albert Laprade[1].

El edificio que alberga la Casa de Cuba, situado en el 59ª del boulevard Jourdan está ornamentado de escudos a relieve.


El escudo de la República de Cuba, puede verse en la parte más alta del frente del edificio, y escoltándolo, a cada lado de la puerta principal, el escudo de cada una de las seis provincias de Cuba en ese momento: Pinar del Río, La Habana, Matanzas, Santa Clara, Camagüey y Oriente.
La Casa de Cuba es administrada actualmente por la Cité Internationale. La Fundación se encarga de las 81 habitaciones, de las cuales, cuatro están concebidas para matrimonios sin hijos, todas equipadas de cuarto de baño individual, línea telefónica privada y un refrigerador. Disponen los residentes de la casa, de dos cocinas, un lavadero, una sala de televisión y una sala de informática.

El salón principal de la casa funciona como sala de estudio, de lectura y de descanso. Todo el mobiliario de la casa es el mismo desde sus orígenes, muebles fabricados en caoba por ebanistas cubanos.

[1]El arquitecto Albert Laprade (1883 – 1978) tuvo a su cargo, entre otras obras prestigiosas, como el desaparecido museo de artes de África y de Oceanía de la porte Dorée de Paris, la reconstrucción de los centros históricos de importantes ciudades francesas.
Para los apasionados de arquitectura, la editorial Kubik ha publicado “Les carnets d’architecture d’Albert Laprade”, un periplo por el patrimonio arquitectónico de la vieja Francia.


5 commentaires:

jcuevas a dit…

Sr. Casanova, ha sido muy interesante para mí la lectura de su blog y sobre todo la de esta página, contemplando la extraordinaria belleza de este edificio, el cual no tuve oportunidad de contemplar en mi única visita a París: cuenta pendiente.

Gracias por sus páginas, que poco a poco voy leyendo. Un cordial saludo desde Madrid.

Casanova a dit…

Gracias, jcuevas por el interés y la lectura. Si vuelve, no puede dejar de ver la Casa de Cuba en la CitéU, y si me contacta, lo invito a visitarla juntos. Tengo en preparacion un trabajo mas detallado que vera la luz en la primavera del 2009.
Cordialmente, cAc.

jcuevas a dit…

Muchas gracias por su invitación que tendré en cuenta. Un cordial saludo,

jcuevas

Eon Flux a dit…

Gracias por el articulo.

Una pena que no supiera de este gran edificio!, jamas mencionado en las clases de arquitectura en la Cujae.

Cuantas, cuantas cosas han ocultado!!!

Solo visite el pabellon Suizo y el Colegio de Mexico.

Motivo para regresar!!!

Creo que lo van ha remozar para el 2010.

Casanova a dit…

EonFlux, me alegro le sirviera de algo el articulo sobre la Casa de Cuba en la Cité U de Paris. El edificio es majestuoso. Quiero dedicarle mas tiempo, pero siempre aparece algo y lo dejo para después. Saludos, cAc.