samedi 1 septembre 2007

Pretendo ser un hombre que conozco – Ed. Delatante

“Pretendo ser un hombre que conozco” es uno solo y veinte y un poemas cortos entrelazados en el mismo deseo y en la misma línea expresiva. Fue pensado mientras caminaba por una calle de Saint Petersburgo, al salir del museo Dostoievski. Septiembre amarilleaba la ciudad y caminé hasta el Neva, con un pensamiento que me roía cuerpo y espíritu. Un pensamiento que me sacudí de encima, y lo garabateé en el cuaderno de apuntes que llevaba conmigo. La noche que volví a Santa Clara, después de besar a los míos, ya era tarde, preparé té suficiente y me puse a teclearlo en la vieja Remington, y en eso me atrapó el alba. Una mano me acarició la cabeza, y me ofreció una taza de café bien caliente. Era mi madre. Pretendo ser un hombre que conozco, son muchos hombres queriendo ser, amar y mostrarse diferentes a como lo moldearon sin que lo hubiera pedido.
Todos los derechos están reservados © y queda prohibida toda copia y utilización sin previo acuerdo con el autor.


POESIA




                                                                                                                                                                                                                                                                  

              PRETENDO   S E R


UN  HOMBRE


QUE  C O N O Z C O




Carlos Alberto Casanova
















          A mi padre,

           a todos  los que soñamos con él.










Pretendo ser un hombre que conozco

aunque a veces me olvide de quién soy


temo aparecer

                       envuelto en una conjetura

                       goteando sonetos de mis dedos

pretendo saber y no lo logro

quien ha echado cal en mis tímpanos


temo esta imagen nueva

                                        y cruzo tu vientre


no me detengo a pensar

que dejaré mis pies colgados de cabeza

que seré una huella en tu espanto


soy

        lo verás

                       otro parecido mañana




declaro abierto a tus senos

                         un camino de conchas

apenas usado para pasear

las hormigas a sus hormigas


quieres ver mis temores

tomas el sendero y no el camino

las hormigas vigilan tu andar

le ríes al viento su alarde

                     salen de su escondite

                 y danzan una manera sencilla

                 de callar las emociones



te vuelves loca

                         apenas preocupada

con un café calentado en el sueño




         

no es necesario perder

todo lo negado al horizonte


con mi fuerza encerrada

                       parto la naranja en versos

salen caminando los ácidos

y cada semilla transforma tu boca

                        en una sonrisa cruel

      es necesario ganar

cada nacimiento fértil

en la turbia soledad del arcoiris


con mi fuerza encerrada

      esa            que hace alegre tu desconsuelo

                       que te hace gritar

                           o a veces llorar entre las flores

amarro el primero de tus besos

para dejarlo conmigo


  

pretendo ser

alguien que reciba una visita habitual

                   de mucha prisa en el bostezo


              brindar mis resabios en un vaso

              tener muchos puntos de vista

              jugar al ocio

                       a la alegría


y estar juntos

                       componiendo un arte

al descuido de la madrugada


incluso amanecer mirándonos

                                                  p e r o

si abro un poco el sueño a mis deseos

les pediré que se vayan






no soy la sombra que proyecto

ni el ladrón que robó

            la quietud de la luna


tampoco el abusador

que asusta a la noche con sus ruidos


     soy la sombra

                             la rama

            el follaje todo


            el amigo extraño que te pide

un poco de amor en una mano

tu seguridad

la paz que anuncias

tu enigma silvestre



este pedazo de piel aparecido en mi espalda

lo fuerzo para arrancarlo

                                        y me habla


dice mis locuras en la calle

comenta mi honradez       

                                     todo lo habla


controla mis faltas            

                               y también


los disparos menudos del sol


mi exámen           

                         los poemas que leo


este pedazo de piel

lo amarro a la salida de un ciclón

y no encuentro formas de llover sobre él


es

     mi segunda piel







garantizo el parto a las estrellas

                    paren

un entusiasmo de luceros vírgenes


una mujer grita un cansancio

                 enfurece sus latidos de un golpe

y yo

         tiemblo sentado a la espera del principio

         cobro un segundo de fuerzas y

         escapo en dirección al fondo


esta lucha enloquece mi sordera


atribuyo el origen del humo a nuestro choque

a la paz escondida en dos agujas

a tu deslealtad sometida al fuego


parto el rostro como señala la luz

y encuentro tu voz en las monedas




precisamos la noche

para sentarnos al borde de la calma


que yo he sido o que tú

que somos el aire de invierno

                             que nace bajo tus faldas

                      premio a la constancia

                  hoja de otoño caída en verano

       somos el arrancar infinito

              de viejas sensaciones

       pétalos que florecen sin acordes







aquella           capaz de hacer

una bondad con sus trenzas

                                 de estrenar

un olor a magnolias


aquella incapaz de ser mujer

y de bailar una danza en sus párpados

   de besar un hechizo

   de procurar un mágico descenso


ya no es incapaz

                            nunca lo ha sido

ahora lo es


de triturar mis costillas

porque vengo ebrio de lunas

y otra mujer

                     guardada en el bolsillo




dispara el amor que proteges

salta      los obstáculos del sol

despierta para la subsistencia

besa     la madera que mata

            la que hace justicia al canto

bésame la alegría mujer

intenta amar esta oportunidad

                     sin el temor a lo oscuro

                       ni a la falta de signos

o quizás

embriágate de sol       madera toda

no intentes un saludo en do

vuélvete para interrumpir

el paso de los mares por tu tiempo

             con la seguridad del primer año

             sin el temor a los tropiezos


intenta amar la constancia que te ofrezco

o quizás

intenta detener la prisa






soy aquel abrigo que perdiste

             tu guante roto

             el pijama tembloroso


brinco alto de tus caprichos


             la chaqueta desnuda

             un geranio romántico

             tu cancha de tennis

             tu aplomo

soy aquel




el segundo verano en que naciste

al cabo de veinte soles

floreció el desamparo

             cubierto de musgo violeta


el segundo verano entre helechos

murió el enigma de maldad muy cierta

el viento prometió ser digno

la lluvia arreció en tus pupilas


quedaste lejos en la vida


el segundo verano

crecieron tus piernas en la hierba

                         la música fue pez   

                         la voz

                             afluente del quejido


quedaste presa en el tintero







persigo la verdad montada en zancos

             un minuto dormido en tu sombra

             la cualidad inédita de un borrón

nada nuevo persigo

                                 todo lo conoces

                    persigo

            tu voz en los arrozales

            tu ligereza en el monte


me haces una historia de sustos

y cabe tu sombra en mi edad

                                            me regocijo  

para comer nuestras manos

te persigo




creo tenerte encerrada en el desespero

                                     en mi pedazo de piel

tu boca hace cabriolas

                                     baja al trópico

y pinta un clima tibio en los muslos


me niego a soportar tu desaliento

                a tenerte encerrada

                a no ser tu piel

                                         me niego


haz del mar una promesa y

baña cada perla encontrada


duerme en mi pecho

y funciona al amor como te pido





tantas pretensiones

y no querer ser piedra

y                  ser carta

                                  inconclusa

                                  destimbrada

eso es

           llegar a tí

desde el valle en lo alto

        a la estrechez del aire


palpo una pelota

          entre las aristas de tu pelo

juego al billar en tus ojos

y creo en el brillo perdido




juego con una nube de cristal

                                 posada sobre tu esfera

juego a desarmar el silencio

                            dormido sobre tu llanto

juego a quererte sin lograrlo

          a tener de ti

                      la conquista de un cometa

servirme en algo

                            y llevarte en mi zapato

juego

          a limpiar de enojos tu voluntad

          y marco con tus brazos

la página cien

                        de mi libro de cabecera

juego

          a tenerte escondida en el tiempo





te niegas a vaciar un otoño

                            una pared de esquemas

                          unos ruidos débiles

te niegas

a comprar un pasaje al fondo de la verdad

a separar nuestras sensaciones fértiles


te niegas a morir

                            y vuelas




quiero abrir el cielo de un beso

         y soplar fuerte tus quejidos


            de una palmada lenta

            reunir el bullicio en una sopera

   

            perforar con un botón

            la ventana a tus espaldas

quiero

            tomar un nuevo nombre

            con olor a fuego


            esperar tu regreso

            o nunca esperar

            que bajes al suelo descalza





prepárame la cama dulce

y establece una barrera a los prejuicios


en mis manos tiembla

el sentido preciso de la humildad


pare un símbolo entre tus caricias

roe mis tobillos con golpes

secuestra una canción de Silvio

y escóndela entre mis amigos


flota en el verso de un poeta

arrastra un violín

                              escasamente

                              de madera

y convierte el as de mi carta

                   en una sonata de Beethoven

queriendo pintar un óleo en mi espectro




no culpo tener tu imagen

cuando las miro a todas


rompo los espejos

mi declaración de amor inseguro

                                                      rompo

y cada astilla es tu cuerpo


una paloma con olor a mujer

un pañuelo blanco con luces

el calor debajo de las uñas


rompo

una sensación triste en equinoccio

           

       y después


cuando necesite aproximarme al rombo

vuelvo a tu imagen

y rearmo la declaración









pretendo ser


un hombre que conozco


un hombre calle arriba


en mi brazo montada la alegría infinita




pretendo ser


otro mañana


el mismo que rompe los azúcares


y salta al rocío con flechas





pretendo ser


un elefante con alas


y volar sobre los conceptos





pretendo compartir


cada mundo que llevo en mis pies

                             y echar al vacío

lo viejo

el pan de otra hornada





pretendo amar

                         definitivamente

pretendo


escribir tu rostro con imaginación.



                                  


                                                                   Santa Clara, septiembre de 1985


Aucun commentaire: